República Democrática del Congo

Antecedentes del conflicto y principales desafíos

A pesar de las inmensas riquezas naturales de la República Democrática del Congo (RDC), sus recursos rara vez han sido utilizados en beneficio de sus ciudadanos y a menudo les han causado sufrimiento. La guerra en la RDC, uno de los conflictos más sangrientos del mundo, y sus posteriores consecuencias han causado la muerte de más de 5,4 millones de personas y el desplazamiento de otros 2 millones.

La violencia sexual se utilizó como arma de guerra para aterrorizar a las comunidades durante el conflicto armado y las consecuencias se sienten aún hoy, ya que tras el fin del conflicto sigue habiendo un número alarmante de violaciones, de casos de esclavitud sexual y de mutilaciones genitales deliberadas en mujeres, especialmente en la provincia de Kivu del Norte. El daño causado es intergeneracional.

En la RDC, las sobrevivientes de violencia sexual se enfrentan a la estigmatización y al rechazo por parte de sus comunidades y familias. Muchas mujeres siguen estando muy traumatizadas y la mayoría no tiene acceso a atención médica o psicosocial.

Además, el grado de impunidad en los crímenes de violencia sexual en el país es muy alto e incluso en los raros casos en los que es posible acceder a la justicia, a las víctimas se les siguen denegando las reparaciones.  

Red nacional​

La gravedad de los crímenes cometidos es proporcional al valor y al compromiso de las sobrevivientes. El Mouvement des Survivantes de Viols et Violences Sexuelles en RDC (Movimiento de Sobrevivientes de Violaciones y Violencia Sexual en la RDC) es un grupo de más de 3.657 sobrevivientes de violencia sexual en el conflicto armado de la RDC. La red ayuda a las sobrevivientes a acceder a la asistencia que necesitan, creando un espacio (más) seguro para la solidaridad, el intercambio y el apoyo mutuo.

A nivel local, la red organiza eventos públicos y campañas de sensibilización para visibilizar las devastadoras consecuencias de la violencia sexual y luchar contra la impunidad que solo beneficia a los que cometen estos crímenes. En abril de 2018, el Movimiento reunió a más de 800 sobrevivientes para manifestarse públicamente contra las violaciones masivas ocurridas en la parte oriental del país. 

El Movimiento trabaja para garantizar que las sobrevivientes sean permanentemente consultadas a la hora de diseñar y aplicar iniciativas y políticas nacionales e internacionales que les conciernen. Sus miembros han participado en numerosos eventos internacionales, como la reunión internacional sobre género, paz y seguridad en la región de los Grandes Lagos, que tuvo lugar en Entebbe en 2018, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en Nueva York y el examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Otra de las prioridades de la red es recrear la narrativa de la violencia sexual asociada a conflictos en la RDC, en sus propios términos. Para ello, el Movimiento ha desarrollado herramientas de sensibilización y documentación, incluida la extraordinaria película SEMA, escrita y protagonizada por sobrevivientes de violencia sexual en el  conflicto y miembros de sus familias. Las sobrevivientes escribieron colectivamente el guión, basado en experiencias reales, y eligieron actuar en la película para dar una idea de su lucha y ayudar a acabar con la estigmatización que tanto hace sufrir a las víctimas en todas partes.

+243 970 915 603

survivantesrdc@gmail.com