La Violencia Sexual Relacionada con Conflictos Armados (VSRC)

El impacto de los conflictos armados es devastador – y se  exacerba mas cuando hay violencia sexual. La violación y otras formas de violencia sexual son usadas como arma de guerra en numerosos conflictos por todo el mundo, para aterrorizar y desestabilizar poblaciones enteras.

Los perpetradores atacan sistemáticamente a la población civil con violencia coercitiva que incluye violaciones colectivas, esclavitud sexual, explotación, esterilización, embarazo, aborto, matrimonios forzados y otras atrocidades directa o indirectamente relacionadas con el conflicto armado. La violencia sexual relacionada con los conflictos armados (VSRC) es un crimen grave y una violación de los derechos humanos internacionales sancionable por la justicia penal internacional.

Las víctimas y sobrevivientes enfrentan  diversas consecuencias que van desde las lesiones físicas permanentes hasta los trastornos de estrés postraumático que terminan limitándolas a largo plazo; y desde el estigma social excluyente  hasta la negación de reparación legal o compensación. Además, las violaciones durante los conflictos armados refuerzan las desigualdades de género y normalizan la violencia sexual hasta el pos conflicto, las consecuencias van más allá del trauma individual y dañan sociedades enteras por generaciones.

A menudo, las víctimas y sobrevivientes de estas violencias no solo tienen que lidiar con las consecuencias solas, debido a la falta de acceso a servicios de atención, sino que además muchas veces son activamente silenciadas, tanto por sus propias comunidades como por  el mundo en general. A nivel mundial, hoy las experiencias de las mujeres y niñas – y también de los hombres y niños- son sistemáticamente negadas. Aunque el dolor físico y los efectos sobre el cuerpo pueden ser ocultos, es imposible ingnorar la cascada de efectos psicológicos, sociales y económicos sobre las víctimas, sus familias y sus comunidades .

Antecedentes, retos claves y otros recursos